domingo, 8 de junio de 2008

Un poquito de anatomía ocular básica… ¿Qué rodea al ojo?

Link to post in English

Como escribí en la anterior entrada, en este post os voy a informar brevemente de algunas de las estructuras que rodean al ojo; tan importantes como el ojo en sí, ya que sí cualquiera de ellas, no está en correcto estado, la información visual no puede procesarse bien.

SISTEMA LAGRIMAL Y PÁRPADOS


Los PÁRPADOS nos protegen de cualquier cuerpo extraño que “quiera” entrar en el ojo. Existe un reflejo que simplemente al tocar las pestañas, el párpado se cierra. Este es un “pequeño inconveniente” cuando queremos adaptar unas lentes de contacto o sencillamente cuando necesitamos echarnos unas gotas en los ojos.
También sirve para cubrir el ojo mientras dormimos y, junto con la pupila, regula la cantidad de luz que entra en el ojo.
Si los parpadeos no son frecuentes (varían de una persona a otra, pero la frecuencia normal podría ser de 1 parpadeo cada 5 segundos), la lágrima no se extiende completamente por toda la córnea (1) y ésta no se lubrica correctamente, creando problemas de visión nítida, enrojecimiento y escozor del ojo, incomodidad con las lentes de contacto, etc.
Pero todo esto se produce también cuando los parpadeos no son completos, es decir cuando al parpadear, no juntamos completamente los bordes de los párpados. Mucha gente parpadea de esta manera y no lo sabe. De hecho a mí me pasaba antes de estudiar la carrera; un día haciendo prácticas un compañero me lo comentó.

Sobre todo estos problemas los sufren los usuarios de pantallas, y de forma más generalizada las personas que trabajan muchas horas haciendo trabajos a distancia cercana. Estas personas se concentran tanto en su tarea, que “se olvidan” de parpadear. En este artículo se da una interesante guía de cómo parpadear conscientemente de forma correcta, hasta automatizarlo y así evitar presentes o futuros problemas oculares.

La LÁGRIMA sirve para proteger la córnea, limpiando e hidratando nuestros ojos. Esta es produce en las Glándulas Lagrimales que hay en los párpados superiores, se desliza sobre la córnea (1) hasta llegar a los Puntos Lagrimales, que son unos agujeritos en el vértice interno de la unión de los párpados (en el superior e inferior). La lágrima pasa por los Canalículos Superior e Inferior y después cae por el Saco Lagrimal y finalmente por el Conducto Nasolagrimal situado en la parte trasera de la nariz y la garganta. Ahora podéis entender por qué cuando lloramos, “lloramos también por la nariz”.

Si se produce demasiada lágrima y no se drena correctamente (Epífora), la lágrima se desbordará por el borde del párpado. Es la sensación de tener siempre el ojo acuoso, con mucha lágrima.
A veces, esto ocurre también porque se ha producido una obstrucción en alguno de los canales lagrimales debido a una infección, lo cual crea una inflamación del Saco Lagrimal (Dacriocistitis). Esta es una alteración que algunos bebés sufren cuando nacen (20-30%) y algunos adultos, sobre todo mujeres, por el envejecimiento.

Además de la Glándula Lagrimal también hay en los párpados unas glándulas sebáceas, que se encargan de formar la capa grasa de la lágrima. Si cualquiera de estas se obstruye, puede originar las siguientes alteraciones:

- Orzuelo: Es un bulto enrojecido que aparece en el borde del párpado, muy doloroso. Se produce por la infección del folículo piloso de la pestaña en la superficie o en más profundidad; en este último caso, es más difícil de curar.
- Blefaritis: Es una inflamación e irritación del borde de los párpados debida a una causa alérgica, infecciosa, seborreica, irritativa o mixta. Suele ocurrir en los 2 ojos a la vez y es recurrente.
- Chalazión: Es una inflamación dura e indolora, de unas pequeñas glándulas sebáceas situadas en el borde del párpado. Suele desaparecer en unos meses, pero en ocasiones persiste, se enquista y aumenta de tamaño. Cuando esto ocurre llega a producir problemas estéticos y, lo que es peor, puede comprimir la córnea y alterar la visión. Si son pequeños, suele bastar con una inyección de corticoides, pero si son grandes, a veces es necesario recurrir a la cirugía para extirpar el quiste.


MÚSCULOS

Por un lado, los 6 MÚSCULOS EXTRAOCULARES (MEO) se encuentran rodeando al ojo y lo anclan a la órbita. Estos intervienen en la coordinación de los movimientos de los ojos y son los que nos permiten llevarlos allá donde queramos (en la lectura, los deportes, la conducción,…).


Los Músculos Rectos Superior (2) (arriba) e Inferior (3) (abajo) permiten los movimientos verticales (arriba y abajo) del ojo.
Los Músculos Rectos Medio (4) y Lateral (5) permiten los movimientos horizontales (de lado a lado) del ojo.
Los Músculos Oblicuos Superior (6) e Inferior (8) permiten los movimientos de rotación del ojo hacia dentro o hacia fuera para equilibrar las inclinaciones de la cabeza (producen un movimiento contrario del ojo).

Los seis músculos funcionan al unísono para mover el ojo y para mantener ambos alineados.

Cualquier trauma en algún hueso de la órbita, puede originar una parálisis parcial o total de cualquiera de estos músculos:
- Si es una parálisis parcial o suave estamos ante una Paresia o pérdida parcial del movimiento debido a una debilidad del músculo.
- Si es una parálisis total estamos ante una Parálisis o pérdida completa de la función del músculo que produce una restricción completa del movimiento.
En cualquiera de las 2 condiciones anteriores, los movimientos oculares de ambos ojos no son sincronizados y puede originar un ojo desviado o Estrabismo y en consecuencia visión doble (pero esto ya lo explicaré más adelante).


Por otro lado, tenemos también los MÚSCULOS DE LOS PÁRPADOS que les dan su forma y nos permiten abrir o cerrar los ojos de forma voluntaria, refleja o automática.

Si alguno de los músculos está alterado, puede originar las siguientes condiciones:
- que el párpado superior esté caído (Ptosis)
- que, cuando ocurre la condición anterior o cuando hay un retroceso del globo ocular, los ojos parecen más pequeños (Endoftalmos).
- que, al contrario, cuando los ojos están más abiertos de lo normal o el globo ocular sobresale hacia delante, parecen ojos saltones (Exoftalmos).
- que el borde del párpado inferior se doble hacia dentro (Entropion), rozando las pestañas en el ojo (Triquiasis).
- o lo contrario, que el borde del párpado se doble hacia afuera (Ectropion), secándose la conjuntiva y la córnea porque no se puede cerrar totalmente el ojo (Lagoftalmos).


Bueno, mi intención con esta entrada no es que os aprendáis esta cantidad de términos científicos extraños, sino que estos problemas os suenen y que, como en la entrada anterior, si alguna vez os dicen alguno de estos nombres, tengáis donde consultarlo y saber de qué os hablaron.



En las alteraciones de los párpados he preferido no poner las fotos directamente por si a alguno de vosotros os crea aversión.

ENTRADAS RELACIONADAS
Un poquito de anatomía ocular básica… El Ojo o Globo ocular.
Un poquito de anatomía ocular básica… La Retina

4 comentarios:

Anónimo dijo...

este articulo tien informacion muy valiosa pues ademas de teren los datos tienes imagenes en las que úedes bsasrte para poder enteneder mejor los conceptos y las patologias ... muchas garcias espero que puedas ampliar estos datos pues son de gran ayuda.

Rosa García dijo...

No descarto en algún momento volver a tocar el tema de las patologías, pero serán relacionadas con el uso de lentes de contacto. Así, me gustaría aclaros que no será el tema principal de este blog. Soy optometrista no oftalmólogo, por tanto, no es mi campo y no quiero dar información erronea.

Pero gusta saber cuál es el interés de mis lectores.

Anónimo dijo...

se me metio un mosquito en el ojo cuando venia en bici, al llegar a casa no lo vi dentro de el, es posible que se me haya metido??

Rosa M. García Hdez dijo...

No, como tampoco se puede meter una lentillas cuando se "pierde en el ojo".

Related Posts with Thumbnails