miércoles, 16 de marzo de 2016

"Dime cómo ves y te diré cómo eres"

Esta entrevista ya tiene sus años, se hizo en 2013, pero me apetecía recuperarla.

Robert Sanet es uno de los mentores en mi formación. Y a él le debo tener un enfoque más amplio sobre la visión y todo lo que engloba, la gran implicación que tiene nuestra visión en nuestro día a día y el protragonismo que tiene a nivel cerebral. En casi todo lo que hacemos desde que nos despertamos hasta que nos acostamos, la visión participa de forma muy activa.


Robert Sanet fue el típico niño con dificultades en el colegio; le costaba leer, comprender, memorizar, escribir y eso hacía que su rendimiento fuera bajo y que sus compañeros y él mismo pensaran que no era muy listo. Además, a los 19 años, tuvo un accidente que aumentó los problemas, TODO le resultaba complicado. Pero seis años después Rober Sanet acudión a un optometrista comportamental y vio que nunca es demasiado tarde para intentar mejorar. Tras un año de terapia visual, consiguió el máximo potencial de sus capacidades: “Por primera vez podía asimilar, entender, recordar… Desde entonces, supe que quería dedicarme a la optometría comportamental”.


Robert Sanet, doctor en optometría, pionero de la optometría comportamental 

 "Tengo 66 años: soy joven, porque adoro mi trabajo. Soy de Long Island, Nueva York. Fui un niño fracasado por un problema no de vista sino de visión. Todos podemos mejorar nuestra neurovisión y con ella nuestro cerebro con pequeños ejercicios: le sorprenderá el resultado".

Míreme a los ojos.

¿Así? 

Bien. Ahora siga mirándome sólo a mí: ¿cuántas botellas hay sobre la barra del bar de al fondo a mi derecha?

A ver... 

¡No desvíe la mirada! Tiene que poder contarlas sólo con su visión periférica sin dejar de focalizar en mí. Si quiere jugar en el Barça, o tiene una gran visión periférica o acabará siempre en el banquillo.

Pues no sé cuántas botellas hay. 

Hay 24. Sus ojos están viendo las botellas, porque usted es hipermétrope y astigmático, pero también tienen una buena visión. La calibro cuando me mira.

Llevo gafas, pero me apaño. 

Pero nunca ha ejercitado su visión periférica y, por eso, cuando focaliza en mí, aunque sus ojos también registran la información de la barra, colapsa la periferia y su cerebro no es capaz de procesarla: hay 24 botellas.

Ya mejoraremos.

Si hiciera ejercicios para reentrenar su cerebro, no sólo mejoraría su fútbol, baloncesto, golf o tenis... Cambiaría todo en su vida, porque cambiaría su cerebro.

¿Cómo lo sabe? 

¿Recuerda a James Dean?

 Menos que las chicas. 

Tenía un defecto de visión que le confería una mirada inolvidable, pero también una personalidad terriblemente insegura que le hacía desgraciado, aunque así despertara el instinto maternal de señoras y señoritas.

¿Somos como miramos? 

El 70 por ciento de la actividad neuronal se consagra a interpretar la información visual, por eso acaba determinando nuestra visión de nosotros mismos y del mundo y, a la larga, toda nuestra personalidad.

¿Aunque no sufras defectos visuales?

 El cerebro es plástico: acaba siendo lo que hace y deja de ser lo que no hace. Los miopes suelen ser introvertidos, volcados en su mundo interior; los hipermétropes acostumbran a ser extrovertidos. Y luego hay genios como Messi, Nadal o Gasol con una extraordinaria anticipación neurovisual.

¿Lo observa en sus pacientes?

Lo he sufrido: yo era un chico acomplejado que suspendía todo y al que no daban trabajo, y me costaba hasta conducir. Todos pensaban en el cole que era cortito, y al final hasta yo mismo acabé convenciéndome.

¿Cómo llegó a doctor optómetra? 

Hasta los 24 años mi mala visión me hacía rendir muy por debajo de mis capacidades. Acudí a un optómetra, el doctor Schrock, que con una terapia de ejercicios visuales, en ocho meses -dos días a la semana en consulta y cuarenta minutos al día en casa- cambió mi vida. Y decidí hacerme optómetra.

¿Tenía usted mal la vista?
 
 El hardware, "la vista", la tenía y la tengo estupenda, pero me fallaba "la visión", el software: mi cerebro no era capaz de interpretar la información visual que le llegaba. Aunque mis ojos leían, yo no me enteraba de lo que leía. Ni podía recordarlo.

¿Y sabía cuál era su problema? 

Tardé 20 años en descubrirlo. Como yo, hay millones de niños, jóvenes y adultos que no están rindiendo lo que podrían porque, aunque gocen de una vista estupenda, tienen defectos de visión remediables con terapia para reeducar su cerebro y leer y escribir y entender y memorizar lo que leen. ¿Se puede mejorar la visión de adulto? Antes se pensaba que el cerebro sólo era reeducable hasta los siete años, pero hoy sabemos -lo compruebo a diario- que es moldeable desde la cuna hasta la tumba. Es como aprender idiomas: más fácil a los siete años, pero a los 70 también puedes y con la ventaja de ser maduro para tener método y persistir.

Buenas noticias. 

Encontrará ejercicios en internet, y hay optómetras -en Catalunya tiene la Acotv, y en España también los hay excelentes- que le ayudarán a realizarlos. Pero por mejorar su visión periférica no jugará como Messi.

¿Qué lograré? 

Con ejercicios de anticipación visual, seguimiento, coordinación mano-ojo o de equilibrio visual, entre otros, logrará pleno rendimiento en sus capacidades deportivas.

¿Usted lo consigue?

 Entreno ahora a varios atletas de élite para que, además, realicen su potencial visual, y ya fui el optómetra del equipo de voleibol que ganó el oro en Barcelona. Por eso, le digo que Messi es un genio: le he visto jugar, y su anticipación visual es diabólica.

¿Y si quiero aprender lectura rápida? 

También podrá, pero, sobre todo, la optometría comportamental obtiene grandes resultados al corregir problemas de lectura, equilibrio, conexión ojo-mano, escritura, memoria visual o anticipación.

Se está entusiasmando. 

Es que logramos el milagro de devolver la confianza a niños que se creen los burros de la clase y sólo tienen un problemilla neurovisual. Por eso me siento tan útil.

¿Y la cirugía correctora para miopía, hipermetropía, astigmatismo...? 

Es maravillosa en el 97 por ciento de los casos, pero el otro 3 por ciento puede acabar sufriendo graves problemas.


Lluís Amiguet 11/02/2013 La Vanguardia 


________________________________________


La terapia visual lleva realizádose en EEUU desde hace 75 años y aquí en España desde hace 35 años.


ENTRADA RELACIONADA
Casos en los que la terapia visual comportamental ayuda 


miércoles, 9 de marzo de 2016

¿La VISIÓN en el CALENDARIO DE LAS REVISIONES PEDIÁTRICAS?

Año tras año veo con tristeza la poca importancia que se le da a la VISIÓN en los más pequeños de la casa.

En el calendario de las revisiones pediatricas, la REVISIÓN VISUAL aparece a los 4 años, y menos mal porque creo que antes aparecía a los 6 años :O

LA REVISIÓN DE LA VISIÓN EN UN BEBÉ RECIÉN NACIDO


Cuando tenemos un bebé, el pediatra o incluso el oftalmólogo pediátrico del hospital donde ha nacido, a día siguiente o a los dos días de nacer, revisa sus reflejos pupilares, la respuestsa pupilar, le mira la retina o fondo de ojo para ver si está dentro de la normalidad, si hay un estrabismo evidente o si tienen alguna infección en el ojo (tipo conjuntivitis) porque haya entrado en contacto el meconio con sus ojitos. Por precaución de hecho, SIEMPRE nada más nacer, les instilan unas gotas para prevenir infecciones oculares por este mismo motivo.  Esta revisión dura entre 5 y 10 minutos, que con un bebé tampoco puedes estar mucho más tiempo o hacer muchas más cosas.


¿LA VISIÓN EN EL CALENDARIO DE LAS REVISIONES PEDIÁTRICAS?


Después de esto, yo he visto asombrada como al llevar a mi bebé a su revisiones pediátricas en ningún momento le miraban de nuevo los ojos. NADA, ABSOLUTAMENTE NADA.

Además, el pediatra de la Seguridad Social, tienen pautado una serie de hitos que el bebé debe haber cumplido previo a cada revisión, y básicamente preguntan a los padres los primeros meses, cómo come, cantidad que come, cómo duerme, horas que duerme, si notamos que descansa, si "notamos alguna cosa"(...y le pregunta eso tanto a padres expertos como a padres novatos...), y lo que más gracia me hace, preguntan: "si se le baña todos los días, o si se le saca a pasear todos los días" ;) Imagino que será por aquello de que las rutinas son buenas para los bebés.
Si se coge algún catarro, le miran los oídos, pero tampoco le hacen ninguna prueba de audición y sólo si hay catarro si no, ni eso.

En los primeros meses lo más importante es crear unos hábitos saludables en el bebé, comprobar que el ambiente familiar y social es el adecuado, prevenir la aparición de enfermedades infecciosas mediante la vacunación y realizar una detección precoz de anomalías congénitas y de riesgos para la salud del bebé.

Esto está muy bien, pero... en 18 meses y medio que he estado llevando a mi bebé a sus revisión según el calendario vacunal, NI UNA SOLA VEZ LE HA MIRADO LOS OJOS O COMPROBADO "DE ALGUNA MANERA" CÓMO VE Y SI VE CON LOS DOS OJOS. NI SIQUIERA NOS HA HECHO NINGUNA PREGUNTA AL RESPECTO (si le llaman la atención los muñecos, si tiende a cogerlos, si detecta movimiento, si los detecta igual de rápido cuando aparecen por un lado que por el otro o por arriba,...).

Pero además, no sólo eso, a NIVEL AUDITIVO tampoco preguntan si le llama la atención los estímulos con ruido, si reacciona a ruidos fuertes o repentinos, si reacciona a los ruidos tanto si se los presentas desde un oído como desde el otro...

O incluso no preguntan si se tumba boca abajo, si levanta la cabeza, si la gira de igual forma hacia ambos lados, si intenta coger muñecos en el suelo, si se voltea hacia ambos lados por igual, si se arrastra, si manipula objetos en sus manos,... Sólo preguntan por su COORDINACIÓN MOTORA en la revisión de los 12 meses, dado que a la edad aproximada de 7-8 meses deberían empezar a gatear.  En las revisiones anteriores no preguntan nada sobre su DESARROLLO MOTOR.

Sin embargo, en la revisión de los 18 meses (la enfermera, que ni siquiera le revisa su pediatra), pregunta si ya hace garabatos... No me eché las manos a la cabeza de milagro. Me mordí la lengua y seguí con la revisión.


A menos que el bebé haya tenido una caída grande (que le revisan de nuevo retina), si desvía un ojo de forma MUY evidente, o si tiene alguna conjuntivitis, supuración o lagrimeo constante en un ojito, los padres no detectan que el bebé tiene ningún problema visual u ocular. Por tanto, como no hay pautado que le revise los ojos el pediatra ni tampoco el oftalmólogo pediatrico, no pueden exigir una revisión visual rutinaria :(

Algunos padres con antecedentes en la visión (graduación, estrabismo, ojo vago, patologías oculares, etc.) sí insisten en que el pediatra les derive cuanto antes a un oftalmólogo pediatrico que detecte o descarte algún problema visual u ocular en el bebé.

Pero si el problema no es evidente a los ojos de un padre, de una abuela o incluso de un pediatra, hasta la REVISIÓN DE LOS 4 AÑOS, que se hace también con el oftalmólogo pediátrico, no se comprueba la VISIÓN. A los 4 años miden la AGUDEZA VISUAL por primera vez, es decir, cuánto ve un niño y no se descubre antes un problema tan impotante como es el OJO VAGO o la AMBLIOPÍA. En estos casos uno de los ojos ve peor que el otro. Si uno ojo tiene buena agudeza visual, el niño no tiene la picardía de cerrar un ojo para ver cómo ve con cada uno y comparar (si esto ocurriera él mismo se quejaría de que ve mal con uno de sus ojos), cuando esto ocurreo el niño suele ser más mayor. 
Se detectaría precozmente si en las revisiones anteriores hechas por su pediatra, le comprobara simplemente su "respuesta a la oclusión", es decir, si a un bebé con ojo vago que está jugando entre sus manos con un juguete, tú le tapas el ojito bueno, (sin tocar su cara, sólo sobreponiendo sobre su ojo tu dedo gordo o algunos de tus dedos), de un manotazo te quitará tu mano; pero si le tapas el ojo malo, no habrá respuesta por su parte y seguirá jugando. Lo mismo ocurre cuando no hay ningún ojo vago y ve bien con los dos ojos, la respuestas es la misma con ambos, seguirá jugando aunque tú le tapes un ojo.

A veces incluso pasan desapercibidos estrabismos intermintentes que no se muestrasn de forma evidente las 24 horas del día, sino sólo cuando está cansado el niño o está enfermo (débil).


Esta tarde me ha llamado una madre horrorizada de la atención oftalmológica que ha recibido su hija de 4 años en la revisión rutinaria del oftalmólogo de la Seguridad Social. Le detectan por primera vez en 4 años de su vida que tiene una hipermetropía moderada y que uno de sus ojos tiene una agudeza visual del 30%, y le mandan 12 horas de parche, de las cuales muchas de ellas las tiene que hacer en el colegio... "¡¿Viendo sólo un 30%?!" Le pregunta la madre.  ¿Por qué ese castigo? Y encima la ofltamóloga pediatrica le dice que tiene que hacerlo sí o sí porque "ya van tarde" ¡¡¿Con 4 años?!! Se pregunta la madre sorprendida "¿Por qué nadie se lo ha detectado antes?" Quizás porque hasta ese momento se piensa que un niño no puede indicar lo que ve diciendo unas letras (quizás, si se las sabe) o indicar la dirección de las patitas de una "E"... Mi ahijado, con 2 años y medio, ya era capaz de indicarme lo que veía con una "E" entre sus manos. Los niños pueden dar más información de la que pensamos. Y dando cosas como estas por sentado, se detectan problemas mucho más tarde de lo que se podían haber detectado.

Y quien dice una amliopía, dice un estrabismo (o desviación ocular) o una catarata congénita que les pasa desapercibida incluso al nacer, etc.
 
Unos minutos más en cada revisión del pediatra permite detectar problemas visuales futuros importantes.

Pero peor aún es cuando algunos oftalmólogos pediátricos les dicen a los padres cuando su hijo no llega al 100% de agudeza visual con 4 años, "que puede ser normal", que el ojo no se ha desarrollado del todo o que no colabora bien por la edad y que ya lo desarollará. A la edad de 4 años, con una maduración de 4 años, un niño puede darte esa información perfectamente. Y de hecho, SI NO ALCANZA EL 100%, POSIBLEMENTE ESTEMOS ANTE UN OJO VAGO, Y DEJAR PASAR EL TIEMPO NO ES LA MEJOR SOLUCIÓN. Cuanto antes le demos una ayuda más lo agradecerá el niño.


IMPORTANCIA DE LA VISIÓN EN LAS REVISIONES SEGÚN CRECE EL NIÑO


En el calendario de las revisiones pediatricas, no le corresponde a un niño sano otra revisión visual hasta los 8 años.

El paso de Educación Infantil a Primaria  A LOS 6 AÑOS, supone un fuerte cambio a nivel visual. La demanda visual aumenta considerablemente al introducir de forma constante la lectura y la escritura en sus tareas diarias.

Todas las habilidades visuales (agudeza visual, movimientos oculares, enfoque o acomodación, flexibilidad acomodativa, convergencia, divergencia, visión tridimensional,...), habilidades perceptuales, lateralidad,... TODO debe haberse desarrollado con normalidad a los 6 años para que el niño pueda hacer frente a la demanda escolar de Primaria sin manifestar dificultades o problemas de aprendizaje.

A ESTA EDAD MÁS QUE A NINGUNA, ES NECESARIO HACERLE TANTO UNA EVALUACIÓN OFTALMOLOGICA COMO UNA EVALUACIÓN OPTOMÉTRICA. Ambas evaluaciones visuales son diferentes y complementarias. Juntas nos dan una información completa de cómo está y se ha desarrollado su VISIÓN.

Si la revisión oftalmológica no está en el calendario de las revisiones pediátricas a los 6 años, les recomiendo a los padres que tengan niños que en el curso que viene vayan a comenzar Primaria, que les vayan pidiendo cita tanto a los oftalmólogos como a los optometristas para verificar que todo esté bien y preparado visualmente para empezar bien el curso que viene y si no, empezar a tomar medidas para ayudarle. ¿A qué esperas? ;)


ENLACES RELACIONADOS 
Una buena visión no es sólo tener 100% de Agudeza visual 
Ambliopía u ojo vago -¿Qué es? Lo que nadie explica. 
Estrabismo. Otro enfoque de tratamiento más moderno y completo que el obsoleto parche

miércoles, 27 de enero de 2016

Los libros de colorear para adultos (Johanna Basford) NO APTOS PARA MIOPES.

El otro día una amiga publicó en su muro de Facebook este artículo que habían escrito en un blog:
8 cosas increíbles que ocurren cuando un adulto empieza a colorear

Como este artículo circulan miles en internet y decidí que YA TENÍA QUE MOSTRAR MI OPINIÓN COMO PROFESIONAL DE LA VISIÓN :)

Seguro que muchos de vosotros habéis escuchado hablar, visto los dibujos o leído sobre estos LIBROS PARA COLOREAR PARA ADULTOS.

Todo empezó con Johanna Basford, una ilustradora británica con intención de apelar a nuestra nostalgia.

Hace dos años editó un libro para colorear para adultos "Secret Garden". Y del éxito que ha tenido, le ha llevado a publicar una pequeña colección y se ha convertido en bestseller, traduciéndose en 14 idiomas y siendo un exito de ventas estas navidades.

Realmente este tipo de libros ya existían de antes, otros autores ya tenían libros de colorear e incluso para los niños existía algo similar que son los MANDALAS. Pero nada tuvo tanto exito. Posteriormente, basándose en su idea otros autores le han copiado.

A lo que voy, es que todos estos artículos o lo que todo el mundo comenta, incluso el modo de vender estos libros "para adultos" es que son muy buenos para calmar la ansiedad y el estrés, y recomiendan colorearlos para relajarse después del trabajo, en descansos del mismo, en momentos de estrés o al finalizar el día, induciendo incluso a la meditación.
Se dice también que estos libros potencian la atención y concentración.

El artículo que yo pongo de referencia solo es uno de los muchos que han llegado a mí en estos dos años desde que se han puesto de moda. Cierto es todo lo que dicen y sobre todo, que es muy bueno para la creatividad que se dispara a la hora de combinar colores y hacer composiciones.

PERO...

En NINGÚN ARTICULO he leído sobre el estrés visual al que someten a nuestra visión. 

Es verdad que mejoran la atención, pero,
  1. esa atención sostenida en una actividad visual cercana, 
  2. durante media hora o más, y sin descansos para mirar algo de lejos y así relajar la visión,
  3. muchas de las veces a una distancia muy próxima del papel porque los detalles son nimios y para no salirse de la zona a colorear, 
produce el esfuerzo excesivo de dos habilidades visuales: la ACOMODACIÓN y la CONVERGENCIA.

La acomodación o también llamado enfoque, es una habilidad de cada ojo por separado, que nos permite ver nítido una tarea cercana. Y si tenemos reserva acomodativa suficiente, permite mantener nítida dicha tarea de forma prolongada.

La convergencia es una habilidad de los dos ojos juntos, y permite la fusión en el cerebro de la imagen que ve cada ojo, para ver una única imagen estable.

Cuando pintamos estos dibujos tan pequeños, la precisión de estas dos habilidades visuales tiene que aumentar, y el esfuerzo que tenemos que hacer para ser capaces de mantenerlo mientras pintamos es mayor,... más esfuerzo aún cuanto más cerca nos colocamos del papel.

Estos libros son muy benficiosos para muchas cosas, pero como todo, LO QUE ES BUENO PARA UNOS, PUEDE NO SERLO PARA OTROS.

Si una persona:
  1. se pasa 8 horas frente al ordenador, 
  2. de camino a casa va leyendo mensajes de whatsapp, emails, artículos, ojeando Facebook, o jugando con cualquier app, 
  3. si además, ojea las noticias en la tableta al llegar a casa, 
  4. y finalmente para relajarse del estrés sin parar de todo el día, se coloca frente a estos diminutos detalles... 
... que no diga luego que el dolor de cabeza es del trabajo y del estrés, y que necesita pintar para relajarse, porque precisamente esos dibujos pueden potenciar aún más el dolor de cabeza.

¿En qué momento del día ha mirando a lo lejos? ¿Para cruzar la calle? ¿Para mirar el cartel de en frente en el Metro?¿Mientras conducía? ¿Mientra come con sus compañeros de trabajo o con su familia? (que ni siquiera esto último se considera mirar de lejos)...

Quizás no hacéis tantas actividades de cerca como he enumerado y quizás hacéis más mirando a lo lejos, pero sopesar realmente cuántas horas AL DÍA hacéis de actividades de cada distancia, y os daréis cuenta de que nuestras actividades se reducen más a la distancia próxima que a lejos. La sociedad y la evolución tecnológica están haciendo así nuestra vida... y además, ahora sumamos "estos dibujos" :/

Cuando hablamos de que el ENTORNO favorece que la MIOPÍA SUBA, hablamos de cosas como esta.
Luego nos extrañamos de que no habiendo sido antes miopes, en edad adulta surjan miopías.
Pues con este tipo de actividades, el porcentaje de miopías nuevas o de miopías en progresión aumentan seguro.

De hecho el único artículo que hemos encontrado que habla de justo esto mismo que yo os comento, es de Taiwan. Oftalmólogos que están en contra de estos libros:
Doctors warn against coloring book fad
Porque en los paises asáticos el porcentaje de miopía es más alto y esto les preocupa.

Lo importante de todo esto es que hay que conocer toda la información para tenerla en cuenta y saber quiénes pueden utilizar esta técnina de relajación y quienes no.

Nosotros de hecho en Terapia Visual recomendamos estos libros cuando la acomodación y/o la convergencia no están totalmente desarrolladas o cuando son insuficientes, o cuando hay problemas de coordinación ojo-mano fina o incluso para mejorar el ojo vago o el ojo estrábico. Trabajar con estos libros potencia no sólo la atención y concentración, sino también la acomodación y la convergencia. Lo malo es que si estas habilidades visuales ya están bien desarrolladas o funcionan correctamente, un excesivo trabajo en cerca de forma prolongada ya sea cada día o durante meses, puede desequilibrar todo esto. Si además, no son habilidades eficientes, agotarlas hará que funcionen aún peor.,

Así, 
  • Un hipermetrope puede utilizar estos libros a priori sin problema. De hecho, le irá muy bien para que su visión rinda mejor (porque su acomodación y su convergencia no suelen ser altas).
  • Un astigmata bajo o un miope bajo también podría utilizarlos siempre y cuando respete la distancia de trabajo situándose no más cerca de 40 cm del papel, hiciera descansos frecuentes (cad 5 minutos), tuviera buena iluminación (no solo en el papel sino también ambiente, con otra luz en la habitación), no estuviera más de 20 minutos coloreando, y tras colorear hiciera alguna actividad de lejos parra relajar su visión,...Es decir, cumpliera las NORMAS DE HIGIENE VISUAL, necesarias para todos, pero más para los miopes o sistemas visuales tensos (que tienen tensa tanto la acomodación como la convergencia, y son incapaces de relajarlas). Por tanto, estas personas deberían utilizar los libros con precaución.
  • Un miope alto o un miope en progresión, de cualquier edad, tiene totalmente desaconsejado utilizar esta técnica de relajación, pero igual que no deberían emplear como "modos para relajarse" leer whatsapp ni jugar con apps en el móvil. Cualquiera de estas actividades sumado al estrés visual de todo el día por trabajo o estudio, genera aún más estrés visual (de la acomodación y de la convergencia) que hace que ambas habilidades se bloqueen, (espasmos acomodativos sobre todo), no permitiendo una visión clara de lejos y manifestándose como una aumento de la miopía.

Por eso digo en el título de esta entrada que "los libros de colorear para adultos (Johanna Basford) NO  SON APTOS PARA MIOPES, sobre todo MIOPES EN PROGRESIÓN.

En mi gabinete cuando evalúo la visión de forma rutinaria a una persona, en un momento concreto de la evaluación le pregunto si ha ido a ver algúna película en 3D, esto me ayuda a saber inicialmente si tiene algún problema o no al verla. Si su respuesta es negativa, les informo tras hacerle una prueba, si pueden o no ver cualquier película en 3D, si al hacerlo disfrutarían visualmente o no.

Pues bien, estos libros deberían llevar aaosado en su interior un "vale" para hacer una evaluación visual optométrica. Antes de que una persona le dedicara horas para colorear estos libros, tendría que comprobar si visualmente su visión está preparada para soportar este estrés visual, y si lo hace, lo que podría suponerle.

Hace unos días, cuando evaluaba a un paciente adulto, me comentaba como si fuera algo normal que "la gente que va a ver películas en 3D al cine sale con dolor de cabeza"... Cierto es que este tipo de películas obligan a cambiar el chip de visión a nuestro cerebro y durante hora y media está "jugando con nuestra visión y nuestro cerebro", Pero si nuestra vision es eficiente, debería poder "soportar" este tipo de películas sin molestias y apreciando todos los efectos ópticos de la misma. Pero si la visión es ineficaz en alguna habilidad visual, la incomodidad y la falta de adaptación a esa situación artificial provocará dolores de cabeza entre otros síntomas. Y no hay que pensar que esto es lo normal.

En resumen, esta entrada no es ningun ataque a esta clase de libros. Que conste que a mí me encantan sus dibujos. Pero yo no los utilizo como modo de relajación porque sé que me perjudicarían visualmente. Así, solo quiero que sepais que para no perjudicar vuestra visión ¡¡¡es reomendable hacer una evaluación visual optométrica completa ANTES DE EMPEZAR ESTA AFICIÓN por si las moscas!!! ;) A ver si el estrés va a derivar en otro problema que además muchos, no saben solucionar porque desconocen la existencia de la optometría y de la terapia visual ;)

lunes, 30 de noviembre de 2015

Testimonio - Destruyendo el mito de que un estrábico y una persona con ojo vago no puede conseguir visión 3D

Claudia llegó a nuestra consulta con su carita dulce y sus 6 años recién cumplidos, y un diagóstico oftalmológico de ojo izquierdo vago con estrabismo convergente e hipermetropía desde los 3 años.

En su última revisión, antes de acudir a mí, la oftalmóloga le prescribió continuar con el parche de 4 a 6H diarias, 6 días a la semana hasta su siguiente revisión, porque tras 6 meses sin llevarlo, el 70% de agudeza visual máxima que había alcanzado, parte la había perdido :( Llevaba ya con parche desde los 2 años que se lo detectó el pediatra.

Imaginad el temor que tenían los padres al evaluarla yo y decirle que no era necesario que llevara más parche si hacían terapia visual. No se lo podían creer y de hecho al principio, en cada sesión de terapia, revisabamos la agudeza para que ellos comprobaran, no sólo que no perdía, sino que además ganaba :)

De una agudeza visual en el ojo vago del 90% (que vi en mi evalaución), llegó a un 120% (lo normal es 100%) y ya jamás la perdió.

Así, los padres ilusionados avanzaban en la terapia sin objetivos a corto plazo, y con la meta final de alcanzar visión 3D. Todo lo que consiguiera, ¡¡bienvenido sería!!

Muchos oftalmólogos les dicen a los padres que sus hijos con estrabismo o con ojo vago NUNCA tendrán visión 3D, pero depende de cada caso.


Claudia, como cuenta su madre a continuación, no sólo mejoró la visión con la terapia visual. Tras un tiempo de trabajo, Claudia se fue convirtiendo en una niña diferente, más habladora, más extrovertida, sin complejos, más confiada, MÁS FELIZ. Claudia no sólo tenía un problema visual. En el transcurso del tratamiento fuimos descubriendo que tenía reflejos infantiles aún activos, que no había tenido un desarrollo motor grueso completo y que su cuerpo calloso no era lo suficientemente fuerte ni a nivel visual ni a nivel de otras destrezas. Trabajándolo en conjunto mi Clauditiña se convirtió en una niña más féliz :D

_________________________________


Hola Rosa, 
ahora que Claudia ha terminado el tratamiento, y que además ha conseguido una estéreo-agudeza cercana a la normalidad, queremos escribir nuestro testimonio porque puede ser de ayuda e interés para alguien en una situación parecida a la de Claudia. Es muy triste que este tipo de terapias no se conozcan y que no las recomiende la “medicina tradicional”. Es algo que me da muchísima rabia. Nosotros llegamos a la terapia visual muy “quemados”, incluso llegamos a pensar que tarde, afortunadamente no fue tarde. Si hubiésemos sabido de ella antes, seguro que algunas cosas nos hubiésemos evitado. 

Claudia es una niña de 9 años. A los 2 años y medio le diagnosticaron ojo izquierdo vago con estrabismo convergente e hipermetropía en ambos ojos, le prescribieron gafas y parche. Utilizó parche desde entonces y hasta los 6 años; al principio lo utilizaba 3h/día y de forma alternante y en 6 meses llegó a alcanzar un 70% de agudeza visual. Las revisiones oftalmológicas eran cada 6 meses y prescribían descanso de parche; en esos 6 meses sin parche perdía la agudeza ganada; volvíamos a revisión y volvíamos a poner parche otros 6 meses con más horas y tapando más días el ojo derecho y volvía a ganar agudeza……. Y así estuvimos 3 años. 

Además seguimos con los protocolos típicos para estos casos y casi con 3 añitos le inyectaron la toxina botulínica para intentar mejorar algo el estrabismo (cosa que evidentemente no sucedió). 

Ya casi con 6 años, en una revisión con la oftalmóloga y antes de empezar la terapia visual, le volvieron a prescribir continuar con el parche (llevábamos todo el verano tapando el Ojo Derecho) de 4-6 h/día y 6 días a la semana hasta próxima revisión. 

Hasta ahí llegamos. No podíamos seguir así. Estábamos hartísimos: de parche, de no avanzar nada visualmente, de escuchar que no se podía hacer y conseguir más (según la oftalmóloga: Claudia nunca podría ver con los dos ojos a la vez y mucho menos en 3D, era imposible y además la niña estaba y veía perfectamente), de que quedaba operarla cuando fuese mayorcita y sólo por cuestiones “estéticas”. No podíamos soportarlo más, era un círculo vicioso del que no salíamos, no podíamos/queríamos creer lo que nos decía la oftalmóloga y teníamos que hacer algo más; en aquel momento Claudia era cada día más tímida y mas introvertida y más dependiente de mí (su madre) y ahora sabemos por qué. Aunque no tenía ningún problema escolar (nunca lo ha tenido) cada día tenía más “problemas sociales” porque ella se autoexcluía de muchas cosas y juegos con otros niños, … “se escondía de la gente” 

Investigando en Internet, encontramos Consciencia Visual y hablamos con Rosa, y nos pusimos en sus manos para intentar conseguir algo más de lo conseguido por la vía tradicional. 

Así, empezamos la terapia visual en octubre de 2012 cuando Claudia tenía 6 años y poco a poco íbamos avanzando muuucho (parecía increíble). Diré de forma muy breve que visualmente Claudia tenía todo mal (OI vago en lejos y cerca, malos seguimientos y saltos, baja acomodación y descompensada, supresión profunda y alternante pero sobre todo del OI, nada de convergencia y divergencia, … y por supuesto inexistente fusión y visión 3D).

Después de un año con la terapia y habiendo conseguido muchas cosas, fue necesario una operación porque el estrabismo convergente era muy alto y no se podía corregir sólo con terapia, y eso era fundamental para llegar a la “meta”. La operaron fue en diciembre de 2013, y efectivamente fue determinante para seguir avanzando y mejorando con la terapia visual. Así empezó a trabajar y conseguir la fusión (gruesa, muy gruesa al principio) y las vergencias, y todo ese equilibrio visual que antes no tenía. 

Ni que decir tiene que estamos más que contentos, es indescriptible el sentimiento por haber conseguido la meta que nos propusimos cuando empezamos la terapia visual. Siempre creímos que iba a ser posible, que no era una utopía, porque los progresos se iban notando sesión tras sesión; y ahora después de 3 años de programa, con todos los momentos duros que también ha habido a lo largo de ellos, tenemos que decir que ha merecido la pena, y mucho, y que es algo que siempre recomendaremos. 

Ahora, en octubre de 2015 Claudia tiene una “normalidad visual” que le hace parecer otra niña, socialmente es otra niña: más participativa, más “opinadora”, másss habladora, “más preguntona” que antes … más segura de sí misma, más “despegada de su madre” , más protestona,… Como cualquier niña de su edad. ¡Era tan “suya”, tan callada, tan tímida hace tres años! 

Gracias a todo el equipo (Rosa, Estíbaliz y Laura) que nos habéis ayudado tantísimo. Gracias Rosa y Estíbaliz por todo lo que habéis hecho por nosotros durante este fantástico e increíble recorrido. Gracias por vuestra maravillosa forma de ser, es un placer ponerse en vuestras manos y ¡mira que nos habéis hecho trabajar duro!, pero todo eso ha merecido la pena: ¡¡Lo conseguimos!! 

Un beso

_____________________________________

Los padres de Claudia, sobre todo la madre es una persona muy responsable y consecuente con sus decisiones. Decidió que ayudaría a mejorar la visión de su hija y que haría todo lo necesario para conseguirlo y así fue. Me sorprendió gratamente su dedicación cuando llegado el primer verano me preguntaron cuándo me cogía yo las vacaciones de verano, porque haría coincidir las suyas en esa fecha, para no perder tiempo de tratamiento :O

Trabajando con motivación y con el único objetivo de ayudar a su hija, el trabajo fue bien empleado y el objetivo más fácil de conseguir :D ¡Bravo por esta familia! y ¡¡bravo por Claudia que es quien tuvo que aprender a ver de otra manera!!

martes, 15 de septiembre de 2015

¿Qué hacemos en Consciencia Visual? Centro de Optpometría Comportamental y Terapia Visual.

Cuando me llaman para pedirme información, muchos me dicen que desconocían esto de la "Optometría Comportamental" y la "Terapia Visual".

Así que después de todos estos años me he dedicido a grabar un video informativo contando lo que hacemos en el centro y lo que hacemos como optometristas comportamentales.

Espero que os sea útil para aclarar algunas dudas, pero si os queda alguna más, ya sabéis donde estoy, buscad en la web mi número de contacto y hablamos :)

martes, 30 de junio de 2015

Opinión de una optometrista y terapeuta visual sobre el Método Bates.

Hace más de un año en mi página de Facebook de Consciencia Visual, me escribió una persona pidiéndome mi opinión respecto al MÉTODO BATES, cuyo eslogan es "Ver mejor sin gafas" y dicen que es un método de “Entrenamiento Visual o Mejora NATURAL de la Visión”.
Pero no es la única persona que me ha preguntado mi opinión al respecto. Siempre me he mantenido al margen y no he querido meterme en ese "debate". Pero hasta aquí!
Por si alguien tiene la misma duda, esto fue lo que le contesté:

"Hola S., 
el Método Bates es para lo que es. Son ejercicios para relajar tu vista como si hiceras yoga con ellos, principalmente ayudan a los miopes funcionales, que son los sistemas visuales más estresados, Pero no es igual que la terapia visual. donde establecemos conexiones y estimulamos las habilidadres visuales para tener una visión del 100%. Los que enseñan el Método Bates no tienen conocimientos técnicos de la visión y nosotros tenemos la diplomatura de hace unos años o actualmente el grado de Optica-Optometría. Sabemos de visión, de anatomía, de funcionamiento visual, etc que ellos desconocen." 

La persona que creó el método, el doctor estadounidense William H. Bates, era oftalmólogo y se basó en su experiencia diaria durante 30 años. Atribuyó casi todos los problemas de la vista a la tensión habitual de los ojos, y mencionó que las gafas eran perjudiciales e innecesarias. Se basaba únicamente en la mejora de agudeza visual. En teoría el método habla de VISIÓN NATURAL porque se basa en la forma natural y normal que tienen de funcionar los ojos de una persona que ve bien y el método trata de recuperar esto mediante una "reeducación visual". Promueve "una visión clara sin gafas ni operaciones". Bates, mencionó además, que la exposición de los ojos a la luz solar ayuda a aliviar la tensión ocular... Espero que fuera con protección...

En una página donde practican talleres con esta filosofía define al EDUCADOR VISUAL como "profesional capaz de ayudar a las personas con problemas visuales a mejorar su vista con los métodos de la Visión Natural, estimulando los recursos vitales de cada uno y ayudándole a manejar libre y responsablemente su propia vista. No sustituye ni está en competencia con la figura del oculista ni del médico oftalmólogo. No se ocupa de gafas ni de lentillas, sino de costumbres y de consciencia." 


Entonces, ¿qué formación tiene esta gente que practica este método?

Incialmente el método empezaría empleándolo un oftalmólogo que pese a su forma de pensar o trabajar tenía una formación que le avalaba. Pero de aquello, han pasado más de 100 años y quien lo practica actualmente no tiene la formación adecuada para asesorar sobre visión. Y menos para decir que pueden tratar cualquier problema visual, incluido el estrabismo...

Al publicar esta duda en mi página de Facebook, otra seguidora (B.) me comentó:
"Alguien que era un fervoroso seguidor de este método me decía que las gafas eran nocivas porque no permitían al ojo trabajar, tú qué opinas de esto, Rosa?"
Respondí a su duda pero como le comenté inicialmente, eso daba para escribir una entrada en el blog y en ello estoy.

En la misma página que antes comentaba dice: "Del mismo modo que una silla de ruedas no enseña a caminar, las gafas y lentillas no solucionan los problemas visuales, de hecho suelen empeorarlos. 
No nos enseñan a ver mejor, al contrario, nos arraigan en la tensión y la agravan. A muchos les resultará familiar el hecho de cambiar a cristales cada vez más potentes sin remedio."

Esta gente no tiene ni idea no sólo de cómo funciona el ojo, ni cómo funciona la luz, ni cómo funciona la retina, ni cómo se transmite la información visual al cerebro, ni qué habilidades visuales tenemos, ni cómo vemos, ni como funciona la luz a través de una lente, ni como afecta eso a la formación de la imagen en la retina, ni cómo afecta una graduación a la acomodación ni a la convengencia, ni, ni, ni,... ¿De qué hablan? Sacan frases de contexto y se las llevan a su terreno.

Se basan en 3 pilares (movimiento, visualización y relajación) y con eso ya saben controlar la visión, saben eliminar 13 dioptrías esféricas de miopía, 7 dioptrías esféricas de hipermetropía, 4 dioptrías cilíndricas de astigmatismo, 10 dioptrías prismáticas de estrabismo... ¿Saben ni siquiera qué es una dioptría esférica o cilíndrica, o prismática o la diferencia entre ellas?

¿Sabén cómo funciona un ojo miope, hipermétrope o astigmata? ¿Saben cómo funciona a nivel cerebral un estrabismo?

Dan las mismas pautas para todos, y lo importante es NO USAR GAFAS.

¿Cuándo utilizar gafas?

Cierto es que hay ocasiones en las que no hay que corregir con gafas aunque a priori parezca que las necesita. Estoy hablando de pequeñas miopías o astigmatismos tensionales que corregir a veces, puede ser más perjudicial que beneficioso. En estos casos y hablo de miopías y astigmatismos leves de 0.75, 1.00 o hasta 1.50 dioptrías. Si al evaluar la acomodación se ve que es la causa de esos errores refrectivos, hay que solucionar el problema acomodativo y no prescribir las gafas, porque quizás sin necesidad se estructure esa graduación y se quede para toda la vida. Y lo peor, si la situación visual (el problema acomodativo o de convergencia) sigue existiendo, porque no se ha solucionado, inicialmente las gafas le ayudarán a ver mejor de lejos, pero pasados unos meses volverán a estresar su sistema visual y aumentará la graduación, de ahí que en estos casos se vayan cambiando las lentes cada poco tiempo. Pero el Método Bates no analiza la acomodación.

También es verdad que hay hipermetropias que en los más pequeños, siendo hipermetropías leves (1 o 2 dioptrías), no es necesario prescribirlas porque según van creciendo van disminuyendo y pueden incluso que desaparezcan (lo que llamamos emetropizarse). Pero no obstante, aún en esas cantidades leves y con 6-8 años, sí hay situaciones en las que HAY QUE PRESCRIBIR ESA HIPERMETROPÍA, porque aunque de lejos tienen "vista de lince", en cerca, si su acomodación no les funciona bien o no ha terminado de madurar, les costará realizar las tareas cercanas del colegio, manifestando incluso problemas de rendimiento y de atención que a veces con unas simples gafas, mientras la terapia visual estimula la acomodación, le ayuda a rendir mejor y sin tanto esfuerzo.


Pero de esto a que "las gafas no permiten al ojo trabajar" o que "las gafas empeoran los problemas visuales" o que "hay que forzar la vista", ... hay mucho trecho. Hay que hablar con conocimiento de causa.

Si un niño o un adulto, NECESITA UNAS GAFAS PARA VER MEJOR, y el resto de las habilidades visuales nos confirman que así es, HAY QUE PONERLE GAFAS.

Por un lado, un niño o un adulto que tiene más de 3-4 dioptrías de miopía, hipermetropía o astigmatismo, y claramente no es de caracter tensional, ve tan borroso, que su sistema visual no trabaja, porque no tiene un estímulo definido en el que fijar la mirada e intentar aclarar. Ve borroso y no se esfuerza.  El niño además, no se queja de cómo ve porque piensa que es normal.

Por otro lado, cuando tienen menos de esa graduación, y con la acomodación o la convergencia la suplen un poco o toda, lo hacen a costa de mucho esfuerzo constante.

Cuando hay un estrés visual, sí que hay que procurar que relaje su acomodación, que relaje su convergencia, que haga cosas al aire libre y menos tareas en cerca o al menos en buenas condicones de higiene visual. Pero SÓLO ES EN ESTOS CASOS que o no prescribirmos lentes o menos de lo que piden al graduarles.

Pero en el caso de un estrabismo o un ojo vago, lo que necesitamos primero para que es ojo se despierte es darle la mejor VISTA o agudeza visual posible para enfocándole ligeramente algo, su sistema visual haga el esfuerzo final que necesita para terminar de aclarar la imagen, y con ello estimular la fóvea, la acomodación, crear conexiones nerviosas nuevas en su cerebro y ese ojo aprenda a ver.
De hecho, un ojo vago o ambliope se considera "al ojo que aún con la mejor graduación no consigue llegar al 100% de agudeza visual"; si ellos no miden ni la agudeza visual, si no evaluan la graduación que necesitan, como saben ni siquiera si están ante un ojo vago. No es "vago" porque no quiera esforzarse sino porque no puede, porque no recibió la estimulación adecuada y no darle unas lentes no es la solución, sino un castigo!!


Hay que saber en qué situaciones prescribir y en cuáles no.

El problema es que ellos no analizan la visión de nadie porque no saben hacerlo, ellos no tienen un gabiente de graduación, no tienen los conocimientos, no evaluan nada en la visión cuando recomiendan esto, y recomiendan indistintamente para una persona que para otra lo mismo, sin analizar los problemas que tenga cada uno. Esto les hace jugar con la visión de los demás sin saber.

Además, por otro lado, a veces se prescriben adiciones para tareas cercanas para ayudar al sistema visual a funcionar mejor (ya sea por estrés visual o por ayudar a corregir un estrabismo), en estos casos son una ayuda óptica necesaria.

En el caso de la presbicia, es verdad que cuanto más retrases el uso de las gafas, más tarde dependerás de ellas, por un lado porque no te acostumbras a ver con ellas (así no comparas lo bien que ves con las gafas y lo mal que ves sin ellas ;)). Y por otro lado, si estimulas más tu acomodación podrás retrasar algo el proceso, pero es algo que nos llega a todos y que es inavitable, más tarde o más temprano.

Esta claro que a veces no es recomendable usar gafas, o no una graduación determinada o no en ese momento, pero no en todos los casos que los fervientes seguidores de Bates aconsejan.

¿Estos seguidores saben cómo se ve con 3 dioptrías,  con 6 dioptrías o con 12 dioptrias, de lo que sea? O ¿saben la diferencia de cómo se ve con 2 dioptrías de miopía a 2 dioptrias de astigmatismo, para así recomendar con conimiento de causa ir sin gafas? Personas adultas que algunos incluso conducen!!! O niños, no corrigiéndoles uno de sus problemas visuales les hace tener problemas de rendimento, de atención, de hiperactividad, de fracaso escolar, etc. No se dan cuenta del daño que causan.

Hace un par de años una "reeducadora visual de Bates" se puso en contacto conmigo y me preguntaba si me podía mandar gente para que yo le revisara la vista a sus clientes y  luego ella siguieran con su "reeducación"... ¡¡Al menos formaos y sabed de qué habláis!!

Bates y su método ha sido rechazado tanto por oftalmólogos, como optometristas y aunque en la wikipedia diga lo contrario, también por los que hacemos terapia visual.

martes, 16 de junio de 2015

Estrabismo. Otro enfoque de tratamiento más moderno y completo que el obsoleto parche

Explicar lo que es un ESTRABISMO y que esta entrada se convierta en un capítulo más de un libro técnico no es lo que quiero.

Seguramente casi todos en vuestra vida habéis tenido delante a algún niño con estrabismo o con parche. Así que a todos os sonará.

Si os váis a la famosa Wikipedia, tenéis una buena definición de lo que es un ESTRABISMO:
"Desviación del alineamiento de un ojo en relación al otro, impidiendo la fijación bifoveolar. Esto impide fijar la mirada de ambos ojos al mismo punto del espacio, lo que ocasiona una visión binocular incorrecta que puede afectar adversamente a la percepción de la profundidad."

Cuando tenemos un ojo vago o una ambliopía no siempre tenemos estrabismo, pero cuando hay un estrabismo siempre hay uno o ambos ojos vagos.

Lo más importante que debéis saber es que EL ESTRABISMO Y EL OJO VAGO NO SON NINGUNA ENFERMEDAD OCULAR NI NINGUNA PATOLOGÍA. SON PROBLEMAS FUNCIONALES DE LA VISIÓN, QUE POR TANTO SON ESTIMULABLES. Por algún motivo, uno de los ojos no se ha desarrollado con normalidad y está funcionando en inferioridad al otro. Aunque sí es verdad que algunos estrabismos altos requieren cirugía o en el caso de algunos estrabismos infantiles o estrabismos repentinos (por algún motivo) se precisa toxina botulínica (ambos tratamientos son oftalmológicos), en todos los casos el ojo está sano aunque funcione mal.
  • Si estamos ante un ojo enfermo o su baja agudeza visual se debe a una lesión en alguna parte del ojo o en la vía visual hasta el cerebro, NO ESTAMOS HABLANDO DE OJO VAGO. 
  • Si un niño no alcanza el 100% de agudeza visual porque tiene un error refractivo no corregido (miopía, hipermetropía o astigmatismo) pero al corregirlo sí llega al 100%, NO ESTAMOS HABLANDO DE OJO VAGO.
  • Pero si aun con la mejor graduación corregida, el niño no llega al 100% de agudeza visual, ENTONCES SÍ ESTAMOS HABLANDO DE OJO VAGO.

EL ODIADO PARCHE


Desgraciadamente, en la actualidad tanto si tienes alguien en la familia que lo ha tenido o algún amigo, o algún niño en el cole de tu hij@, desde hace muuuuuuchos años se han visto niños con parches pegados en la cara y hemos entendido que tenían un ojo desviado o un ojo vago.

El problema es que 30 ó 40 años después, se siguen viendo niños que van al colegio con parche. Niños que sufren innecesariamente la humillación y burla de sus compañeros, la discriminación, la obligación de rendir peor en el colegio porque les obligan a hacer todas las tareas escolares y juegos con el ojo con el que peor ven, la irritación en la piel por los parches, porque aunque actualmente ya sean de materiales hipoalergénicos, un día y otro día y otro día, al final terminan irritando. Que prueben los oftalmólogos que lo recetan a ponerse ellos el parche todos los días, aun viendo bien con el ojo destapado, ya verán lo que limita sus vidas.

Hace muchos años el parche era la única opción que tenían los niños para solucionar estos problemas visuales (estrabismo y ojo vago), para que el ojo despertara y funcionara. Pero a día de hoy, sólo el uso de parche como tratamiento, se ha quedado obsoleto, inconcluso, y carente de sentido.

El parche es un tratamiento pasivo que sólo es necesario usar muchas horas en casos de ambliopía profundas para efectivamente despertar el ojo, pero aún así es un horror prescribir un parche 24 horas al día como me he encontrado con algún niño con este tipo de tratamiento... ¿Para qué tantas horas? ¿Para qué mientras duermen? ¿Por si se despiertan por la noche para ir al baño que no vean con su ojo bueno???? No deja ni la más mínima posibilidad de que puedan trabajar ambos ojos juntos mientras el ojo vago va ganando agudeza visual. Sólo es necesario tapar 24 horas al día en caso de mala correspondencia retiniana para romper la fusión, y estos casos afortunadamente no son muy frecuentes.

Es cierto que a veces es necesario el uso de parche en caso de estas ambliopías profundas o en caso de ambliopías que tienen una agudeza visual inferior al 50-60%, porque lo primero que necesitamos es que EL OJO VEA para poder estimularlo, tiene que lograr un mínimo. Pero desde el principio del tratamiento, hay que tener en cuenta que:
  • la pauta de horas al día de oclusión puede ser menor si se trabaja activamente las habilidades visuales mediante terapia visual,
  • puede haber otro tipo de oclusión más discreta, según el caso,
  • si se trabaja de forma activa mediante terapia visual, la mejora del ojo vago es más integral porque como os explicaba en las entradas de ambliopía, no sólo mejora la agudeza visual, sino también el resto de habilidades monoculares y se consigue dicha mejora más rápidamente y con menos traumas, porque el niño puede que no necesite ir al colegio con el parche.    


Cuando sólo empleamos el tratamiento del parche en el ojo bueno, el ojo vago tiene que despertar y ver porque no le queda otra si quiere "defenderse" en la vida, en el colegio, en sus juegos y en sus estudios.

La TERAPIA VISUAL es la única opción más moderna y más completa, que permite trabajar el ojo vago haciéndolo funcionar a pleno rendimiento en TODAS sus habilidades visuales monoculares (agudeza visual de lejos y de cerca, acomodación, flexibilidad acomodativa, movimientos oculares, coordinación ojo-mano, campo visual, consciencia periférica y procesamiento de la información visual que entra a través de él).

Además, ES LA ÚNICA ÓPCIÓN PARA QUE UN NIÑO CON UN ESTRABISMO ALCANCE UNA VISIÓN DEL 100%, ES DECIR APRENDA A FUNCIONAR CON AMBOS OJOS A LA VEZ. 

Cuando estamos ante un estrabismo alto (orientativo de más de 15 dioptrías prismáticas horizontales), un estrabismo vertical o algún síndrome visual, la terapia también es necesaria si se quiere concluir bien un tratamiento de estrabismo. Esta claro que en estos estrabismo, la terapia visual por sí sola no va a conseguir que el niño alinee sus dos ojos y consiga fusionar las imágenes de ambos. En estos casos es necesaria la cirugía sí o sí. PERO, TANTO ANTES DE LA CIRUGIA COMO DESPUÉS, LA TERAPIA VISUAL AYUDA A QUE FINALMENTE LA VISIÓN MADURE Y FUNCIONE CORRECTAMENTE Y AL 100%.

Antes de la cirugía, aunque en el mejor de los casos, el ojo vago alcance con el parche el 100% de agudeza visual, su visión no será del 100%. Sigue siendo vago o inmaduro en el resto de las habilidades monoculares que antes he comentado. Es necesario estimular esas habilidades del ojo vago para que realmente esté igualado al ojo bueno y puedan trabajar juntos como equipo UNA VEZ LA CIRUGÍA LOS ALINEE.

Tanto si necesita cirugía porque estemos ante estas desviaciones, como si no la necesita porque sea menor de 15 dioptrías prismáticas horizontales y pueda compensarlo el propio cerebro, una vez ambos ojos tiene un desarrollo igualado, necesitan terapia visual para enseñar a su cerebro a funcionar con los dos ojos a la vez.

Si quitas el parche tras alcanzar el 100% de agudeza visual o si alineas el ojo desviado (que sólo es una cura estética, nada más), cuando están los dos ojos abiertos, por muy rectitos que estén, NO SABEN FUNCIONAR JUNTOS, PORQUE NUNCA LO HAN HECHO, y pasado el primer año de vida, cuando se aprende esto de forma natural en la etapa contralateral (con el arrastre, el gateo, andar, etc), después, POR SÍ SOLO YA NO SABE CÓMO HACERLO. LA TERAPIA ES LA ÚNICA OPCIÓN PARA QUE ESTOS NIÑOS DESARROLLEN VISIÓN BINOCULAR INCLUSO VISIÓN TRIDIMENSIONAL.

NI EL PARCHE, NI LA CIRUGÍA PUEDEN OFRECER ESTO.

A veces los oftalmólogos confían que cuando estén los ojos alineados los dos empiecen a trabajar juntos, pero lo único que ocurre es que el ojo bueno, sigue teniendo más fuerza, el ojo vago sigue siendo vago y sigue estando en inferioridad respecto al otro ojo; así, el cerebro, para que no le moleste la imagen de éste (porque estando alineados ambos ojos puede quedarse en una situación visual de VISIÓN DOBLE), acaba disminuyendo su agudeza visual que tanto le constó lograr, porque no usa el ojo vago, y puede incluso que acabe metiendo o sacando de nuevo el ojo para llegar a suprimir de nuevo su imagen y que no moleste.

TESTIMONIOS

Cómo un uso indebido de parche le dejó con visión doble sin saber qué hacer .

Cómo con la terapia visual no hay límite de edad para el tratamiento del estrabismo o el ojo vago.

Harta del parche

Es cierto que cuanto más pequeño sea el niño mayores mejoras se pueden lograr con la terapia visual y alcanzar el 100% de visión. Pero también es cierto que aunque un adulto no mejore al 100%, y no alcance una estereo fina del 100%, siempre mejorará más que dar el caso por pedido. Al menos, en el peor de los casos, tendrá la seguridad de si le pasa algo a su ojo bueno, no se quedará incapacitado visualmente.
  • Ganan seguridad en sus movimientos
  • Ganan confianza conduciendo
  • Ganan campo visual
  • Ganan más consciencia periférica
  • Mejoran en deportes que antes eran incapaces de realizar
  • Mejoran su rendimiento laboral porque su ojo vago ayuda en las tareas visuales
  • Ganan cierta percepción de la desconocida y ansiada para ellos visión 3D, aunque sea gruesa.

Nunca es tarde si hay ganas y motivación.

Como me dijo una paciente adulta con estrabismo una vez: "¡Cualquier mejora que se produzca, bienvenida sea!" Antes no la tenían.

Y como lo que hacemos con la terapia visual es establecer conexiones cerebrales que antes no existían, lo que se consigue ya no se pierde.


ENTRADAS RELACIONADAS
Ambliopía u ojo vago



Related Posts with Thumbnails