martes, 30 de junio de 2015

Opinión de una optometrista y terapeuta visual sobre el Método Bates.

Hace más de un año en mi página de Facebook de Consciencia Visual, me escribió una persona pidiéndome mi opinión respecto al MÉTODO BATES, cuyo eslogan es "Ver mejor sin gafas" y dicen que es un método de “Entrenamiento Visual o Mejora NATURAL de la Visión”.
Pero no es la única persona que me ha preguntado mi opinión al respecto. Siempre me he mantenido al margen y no he querido meterme en ese "debate". Pero hasta aquí!
Por si alguien tiene la misma duda, esto fue lo que le contesté:

"Hola S., 
el Método Bates es para lo que es. Son ejercicios para relajar tu vista como si hiceras yoga con ellos, principalmente ayudan a los miopes funcionales, que son los sistemas visuales más estresados, Pero no es igual que la terapia visual. donde establecemos conexiones y estimulamos las habilidadres visuales para tener una visión del 100%. Los que enseñan el Método Bates no tienen conocimientos técnicos de la visión y nosotros tenemos la diplomatura de hace unos años o actualmente el grado de Optica-Optometría. Sabemos de visión, de anatomía, de funcionamiento visual, etc que ellos desconocen." 

La persona que creó el método, el doctor estadounidense William H. Bates, era oftalmólogo y se basó en su experiencia diaria durante 30 años. Atribuyó casi todos los problemas de la vista a la tensión habitual de los ojos, y mencionó que las gafas eran perjudiciales e innecesarias. Se basaba únicamente en la mejora de agudeza visual. En teoría el método habla de VISIÓN NATURAL porque se basa en la forma natural y normal que tienen de funcionar los ojos de una persona que ve bien y el método trata de recuperar esto mediante una "reeducación visual". Promueve "una visión clara sin gafas ni operaciones". Bates, mencionó además, que la exposición de los ojos a la luz solar ayuda a aliviar la tensión ocular... Espero que fuera con protección...

En una página donde practican talleres con esta filosofía define al EDUCADOR VISUAL como "profesional capaz de ayudar a las personas con problemas visuales a mejorar su vista con los métodos de la Visión Natural, estimulando los recursos vitales de cada uno y ayudándole a manejar libre y responsablemente su propia vista. No sustituye ni está en competencia con la figura del oculista ni del médico oftalmólogo. No se ocupa de gafas ni de lentillas, sino de costumbres y de consciencia." 


Entonces, ¿qué formación tiene esta gente que practica este método?

Incialmente el método empezaría empleándolo un oftalmólogo que pese a su forma de pensar o trabajar tenía una formación que le avalaba. Pero de aquello, han pasado más de 100 años y quien lo practica actualmente no tiene la formación adecuada para asesorar sobre visión. Y menos para decir que pueden tratar cualquier problema visual, incluido el estrabismo...

Al publicar esta duda en mi página de Facebook, otra seguidora (B.) me comentó:
"Alguien que era un fervoroso seguidor de este método me decía que las gafas eran nocivas porque no permitían al ojo trabajar, tú qué opinas de esto, Rosa?"
Respondí a su duda pero como le comenté inicialmente, eso daba para escribir una entrada en el blog y en ello estoy.

En la misma página que antes comentaba dice: "Del mismo modo que una silla de ruedas no enseña a caminar, las gafas y lentillas no solucionan los problemas visuales, de hecho suelen empeorarlos. 
No nos enseñan a ver mejor, al contrario, nos arraigan en la tensión y la agravan. A muchos les resultará familiar el hecho de cambiar a cristales cada vez más potentes sin remedio."

Esta gente no tiene ni idea no sólo de cómo funciona el ojo, ni cómo funciona la luz, ni cómo funciona la retina, ni cómo se transmite la información visual al cerebro, ni qué habilidades visuales tenemos, ni cómo vemos, ni como funciona la luz a través de una lente, ni como afecta eso a la formación de la imagen en la retina, ni cómo afecta una graduación a la acomodación ni a la convengencia, ni, ni, ni,... ¿De qué hablan? Sacan frases de contexto y se las llevan a su terreno.

Se basan en 3 pilares (movimiento, visualización y relajación) y con eso ya saben controlar la visión, saben eliminar 13 dioptrías esféricas de miopía, 7 dioptrías esféricas de hipermetropía, 4 dioptrías cilíndricas de astigmatismo, 10 dioptrías prismáticas de estrabismo... ¿Saben ni siquiera qué es una dioptría esférica o cilíndrica, o prismática o la diferencia entre ellas?

¿Sabén cómo funciona un ojo miope, hipermétrope o astigmata? ¿Saben cómo funciona a nivel cerebral un estrabismo?

Dan las mismas pautas para todos, y lo importante es NO USAR GAFAS.

¿Cuándo utilizar gafas?

Cierto es que hay ocasiones en las que no hay que corregir con gafas aunque a priori parezca que las necesita. Estoy hablando de pequeñas miopías o astigmatismos tensionales que corregir a veces, puede ser más perjudicial que beneficioso. En estos casos y hablo de miopías y astigmatismos leves de 0.75, 1.00 o hasta 1.50 dioptrías. Si al evaluar la acomodación se ve que es la causa de esos errores refrectivos, hay que solucionar el problema acomodativo y no prescribir las gafas, porque quizás sin necesidad se estructure esa graduación y se quede para toda la vida. Y lo peor, si la situación visual (el problema acomodativo o de convergencia) sigue existiendo, porque no se ha solucionado, inicialmente las gafas le ayudarán a ver mejor de lejos, pero pasados unos meses volverán a estresar su sistema visual y aumentará la graduación, de ahí que en estos casos se vayan cambiando las lentes cada poco tiempo. Pero el Método Bates no analiza la acomodación.

También es verdad que hay hipermetropias que en los más pequeños, siendo hipermetropías leves (1 o 2 dioptrías), no es necesario prescribirlas porque según van creciendo van disminuyendo y pueden incluso que desaparezcan (lo que llamamos emetropizarse). Pero no obstante, aún en esas cantidades leves y con 6-8 años, sí hay situaciones en las que HAY QUE PRESCRIBIR ESA HIPERMETROPÍA, porque aunque de lejos tienen "vista de lince", en cerca, si su acomodación no les funciona bien o no ha terminado de madurar, les costará realizar las tareas cercanas del colegio, manifestando incluso problemas de rendimiento y de atención que a veces con unas simples gafas, mientras la terapia visual estimula la acomodación, le ayuda a rendir mejor y sin tanto esfuerzo.


Pero de esto a que "las gafas no permiten al ojo trabajar" o que "las gafas empeoran los problemas visuales" o que "hay que forzar la vista", ... hay mucho trecho. Hay que hablar con conocimiento de causa.

Si un niño o un adulto, NECESITA UNAS GAFAS PARA VER MEJOR, y el resto de las habilidades visuales nos confirman que así es, HAY QUE PONERLE GAFAS.

Por un lado, un niño o un adulto que tiene más de 3-4 dioptrías de miopía, hipermetropía o astigmatismo, y claramente no es de caracter tensional, ve tan borroso, que su sistema visual no trabaja, porque no tiene un estímulo definido en el que fijar la mirada e intentar aclarar. Ve borroso y no se esfuerza.  El niño además, no se queja de cómo ve porque piensa que es normal.

Por otro lado, cuando tienen menos de esa graduación, y con la acomodación o la convergencia la suplen un poco o toda, lo hacen a costa de mucho esfuerzo constante.

Cuando hay un estrés visual, sí que hay que procurar que relaje su acomodación, que relaje su convergencia, que haga cosas al aire libre y menos tareas en cerca o al menos en buenas condicones de higiene visual. Pero SÓLO ES EN ESTOS CASOS que o no prescribirmos lentes o menos de lo que piden al graduarles.

Pero en el caso de un estrabismo o un ojo vago, lo que necesitamos primero para que es ojo se despierte es darle la mejor VISTA o agudeza visual posible para enfocándole ligeramente algo, su sistema visual haga el esfuerzo final que necesita para terminar de aclarar la imagen, y con ello estimular la fóvea, la acomodación, crear conexiones nerviosas nuevas en su cerebro y ese ojo aprenda a ver.
De hecho, un ojo vago o ambliope se considera "al ojo que aún con la mejor graduación no consigue llegar al 100% de agudeza visual"; si ellos no miden ni la agudeza visual, si no evaluan la graduación que necesitan, como saben ni siquiera si están ante un ojo vago. No es "vago" porque no quiera esforzarse sino porque no puede, porque no recibió la estimulación adecuada y no darle unas lentes no es la solución, sino un castigo!!


Hay que saber en qué situaciones prescribir y en cuáles no.

El problema es que ellos no analizan la visión de nadie porque no saben hacerlo, ellos no tienen un gabiente de graduación, no tienen los conocimientos, no evaluan nada en la visión cuando recomiendan esto, y recomiendan indistintamente para una persona que para otra lo mismo, sin analizar los problemas que tenga cada uno. Esto les hace jugar con la visión de los demás sin saber.

Además, por otro lado, a veces se prescriben adiciones para tareas cercanas para ayudar al sistema visual a funcionar mejor (ya sea por estrés visual o por ayudar a corregir un estrabismo), en estos casos son una ayuda óptica necesaria.

En el caso de la presbicia, es verdad que cuanto más retrases el uso de las gafas, más tarde dependerás de ellas, por un lado porque no te acostumbras a ver con ellas (así no comparas lo bien que ves con las gafas y lo mal que ves sin ellas ;)). Y por otro lado, si estimulas más tu acomodación podrás retrasar algo el proceso, pero es algo que nos llega a todos y que es inavitable, más tarde o más temprano.

Esta claro que a veces no es recomendable usar gafas, o no una graduación determinada o no en ese momento, pero no en todos los casos que los fervientes seguidores de Bates aconsejan.

¿Estos seguidores saben cómo se ve con 3 dioptrías,  con 6 dioptrías o con 12 dioptrias, de lo que sea? O ¿saben la diferencia de cómo se ve con 2 dioptrías de miopía a 2 dioptrias de astigmatismo, para así recomendar con conimiento de causa ir sin gafas? Personas adultas que algunos incluso conducen!!! O niños, no corrigiéndoles uno de sus problemas visuales les hace tener problemas de rendimento, de atención, de hiperactividad, de fracaso escolar, etc. No se dan cuenta del daño que causan.

Hace un par de años una "reeducadora visual de Bates" se puso en contacto conmigo y me preguntaba si me podía mandar gente para que yo le revisara la vista a sus clientes y  luego ella siguieran con su "reeducación"... ¡¡Al menos formaos y sabed de qué habláis!!

Bates y su método ha sido rechazado tanto por oftalmólogos, como optometristas y aunque en la wikipedia diga lo contrario, también por los que hacemos terapia visual.

martes, 16 de junio de 2015

Estrabismo. Otro enfoque de tratamiento más moderno y completo que el obsoleto parche

Explicar lo que es un ESTRABISMO y que esta entrada se convierta en un capítulo más de un libro técnico no es lo que quiero.

Seguramente casi todos en vuestra vida habéis tenido delante a algún niño con estrabismo o con parche. Así que a todos os sonará.

Si os váis a la famosa Wikipedia, tenéis una buena definición de lo que es un ESTRABISMO:
"Desviación del alineamiento de un ojo en relación al otro, impidiendo la fijación bifoveolar. Esto impide fijar la mirada de ambos ojos al mismo punto del espacio, lo que ocasiona una visión binocular incorrecta que puede afectar adversamente a la percepción de la profundidad."

Cuando tenemos un ojo vago o una ambliopía no siempre tenemos estrabismo, pero cuando hay un estrabismo siempre hay uno o ambos ojos vagos.

Lo más importante que debéis saber es que EL ESTRABISMO Y EL OJO VAGO NO SON NINGUNA ENFERMEDAD OCULAR NI NINGUNA PATOLOGÍA. SON PROBLEMAS FUNCIONALES DE LA VISIÓN, QUE POR TANTO SON ESTIMULABLES. Por algún motivo, uno de los ojos no se ha desarrollado con normalidad y está funcionando en inferioridad al otro. Aunque sí es verdad que algunos estrabismos altos requieren cirugía o en el caso de algunos estrabismos infantiles o estrabismos repentinos (por algún motivo) se precisa toxina botulínica (ambos tratamientos son oftalmológicos), en todos los casos el ojo está sano aunque funcione mal.
  • Si estamos ante un ojo enfermo o su baja agudeza visual se debe a una lesión en alguna parte del ojo o en la vía visual hasta el cerebro, NO ESTAMOS HABLANDO DE OJO VAGO. 
  • Si un niño no alcanza el 100% de agudeza visual porque tiene un error refractivo no corregido (miopía, hipermetropía o astigmatismo) pero al corregirlo sí llega al 100%, NO ESTAMOS HABLANDO DE OJO VAGO.
  • Pero si aun con la mejor graduación corregida, el niño no llega al 100% de agudeza visual, ENTONCES SÍ ESTAMOS HABLANDO DE OJO VAGO.

EL ODIADO PARCHE


Desgraciadamente, en la actualidad tanto si tienes alguien en la familia que lo ha tenido o algún amigo, o algún niño en el cole de tu hij@, desde hace muuuuuuchos años se han visto niños con parches pegados en la cara y hemos entendido que tenían un ojo desviado o un ojo vago.

El problema es que 30 ó 40 años después, se siguen viendo niños que van al colegio con parche. Niños que sufren innecesariamente la humillación y burla de sus compañeros, la discriminación, la obligación de rendir peor en el colegio porque les obligan a hacer todas las tareas escolares y juegos con el ojo con el que peor ven, la irritación en la piel por los parches, porque aunque actualmente ya sean de materiales hipoalergénicos, un día y otro día y otro día, al final terminan irritando. Que prueben los oftalmólogos que lo recetan a ponerse ellos el parche todos los días, aun viendo bien con el ojo destapado, ya verán lo que limita sus vidas.

Hace muchos años el parche era la única opción que tenían los niños para solucionar estos problemas visuales (estrabismo y ojo vago), para que el ojo despertara y funcionara. Pero a día de hoy, sólo el uso de parche como tratamiento, se ha quedado obsoleto, inconcluso, y carente de sentido.

El parche es un tratamiento pasivo que sólo es necesario usar muchas horas en casos de ambliopía profundas para efectivamente despertar el ojo, pero aún así es un horror prescribir un parche 24 horas al día como me he encontrado con algún niño con este tipo de tratamiento... ¿Para qué tantas horas? ¿Para qué mientras duermen? ¿Por si se despiertan por la noche para ir al baño que no vean con su ojo bueno???? No deja ni la más mínima posibilidad de que puedan trabajar ambos ojos juntos mientras el ojo vago va ganando agudeza visual. Sólo es necesario tapar 24 horas al día en caso de mala correspondencia retiniana para romper la fusión, y estos casos afortunadamente no son muy frecuentes.

Es cierto que a veces es necesario el uso de parche en caso de estas ambliopías profundas o en caso de ambliopías que tienen una agudeza visual inferior al 50-60%, porque lo primero que necesitamos es que EL OJO VEA para poder estimularlo, tiene que lograr un mínimo. Pero desde el principio del tratamiento, hay que tener en cuenta que:
  • la pauta de horas al día de oclusión puede ser menor si se trabaja activamente las habilidades visuales mediante terapia visual,
  • puede haber otro tipo de oclusión más discreta, según el caso,
  • si se trabaja de forma activa mediante terapia visual, la mejora del ojo vago es más integral porque como os explicaba en las entradas de ambliopía, no sólo mejora la agudeza visual, sino también el resto de habilidades monoculares y se consigue dicha mejora más rápidamente y con menos traumas, porque el niño puede que no necesite ir al colegio con el parche.    


Cuando sólo empleamos el tratamiento del parche en el ojo bueno, el ojo vago tiene que despertar y ver porque no le queda otra si quiere "defenderse" en la vida, en el colegio, en sus juegos y en sus estudios.

La TERAPIA VISUAL es la única opción más moderna y más completa, que permite trabajar el ojo vago haciéndolo funcionar a pleno rendimiento en TODAS sus habilidades visuales monoculares (agudeza visual de lejos y de cerca, acomodación, flexibilidad acomodativa, movimientos oculares, coordinación ojo-mano, campo visual, consciencia periférica y procesamiento de la información visual que entra a través de él).

Además, ES LA ÚNICA ÓPCIÓN PARA QUE UN NIÑO CON UN ESTRABISMO ALCANCE UNA VISIÓN DEL 100%, ES DECIR APRENDA A FUNCIONAR CON AMBOS OJOS A LA VEZ. 

Cuando estamos ante un estrabismo alto (orientativo de más de 15 dioptrías prismáticas horizontales), un estrabismo vertical o algún síndrome visual, la terapia también es necesaria si se quiere concluir bien un tratamiento de estrabismo. Esta claro que en estos estrabismo, la terapia visual por sí sola no va a conseguir que el niño alinee sus dos ojos y consiga fusionar las imágenes de ambos. En estos casos es necesaria la cirugía sí o sí. PERO, TANTO ANTES DE LA CIRUGIA COMO DESPUÉS, LA TERAPIA VISUAL AYUDA A QUE FINALMENTE LA VISIÓN MADURE Y FUNCIONE CORRECTAMENTE Y AL 100%.

Antes de la cirugía, aunque en el mejor de los casos, el ojo vago alcance con el parche el 100% de agudeza visual, su visión no será del 100%. Sigue siendo vago o inmaduro en el resto de las habilidades monoculares que antes he comentado. Es necesario estimular esas habilidades del ojo vago para que realmente esté igualado al ojo bueno y puedan trabajar juntos como equipo UNA VEZ LA CIRUGÍA LOS ALINEE.

Tanto si necesita cirugía porque estemos ante estas desviaciones, como si no la necesita porque sea menor de 15 dioptrías prismáticas horizontales y pueda compensarlo el propio cerebro, una vez ambos ojos tiene un desarrollo igualado, necesitan terapia visual para enseñar a su cerebro a funcionar con los dos ojos a la vez.

Si quitas el parche tras alcanzar el 100% de agudeza visual o si alineas el ojo desviado (que sólo es una cura estética, nada más), cuando están los dos ojos abiertos, por muy rectitos que estén, NO SABEN FUNCIONAR JUNTOS, PORQUE NUNCA LO HAN HECHO, y pasado el primer año de vida, cuando se aprende esto de forma natural en la etapa contralateral (con el arrastre, el gateo, andar, etc), después, POR SÍ SOLO YA NO SABE CÓMO HACERLO. LA TERAPIA ES LA ÚNICA OPCIÓN PARA QUE ESTOS NIÑOS DESARROLLEN VISIÓN BINOCULAR INCLUSO VISIÓN TRIDIMENSIONAL.

NI EL PARCHE, NI LA CIRUGÍA PUEDEN OFRECER ESTO.

A veces los oftalmólogos confían que cuando estén los ojos alineados los dos empiecen a trabajar juntos, pero lo único que ocurre es que el ojo bueno, sigue teniendo más fuerza, el ojo vago sigue siendo vago y sigue estando en inferioridad respecto al otro ojo; así, el cerebro, para que no le moleste la imagen de éste (porque estando alineados ambos ojos puede quedarse en una situación visual de VISIÓN DOBLE), acaba disminuyendo su agudeza visual que tanto le constó lograr, porque no usa el ojo vago, y puede incluso que acabe metiendo o sacando de nuevo el ojo para llegar a suprimir de nuevo su imagen y que no moleste.

TESTIMONIOS

Cómo un uso indebido de parche le dejó con visión doble sin saber qué hacer .

Cómo con la terapia visual no hay límite de edad para el tratamiento del estrabismo o el ojo vago.

Harta del parche

Es cierto que cuanto más pequeño sea el niño mayores mejoras se pueden lograr con la terapia visual y alcanzar el 100% de visión. Pero también es cierto que aunque un adulto no mejore al 100%, y no alcance una estereo fina del 100%, siempre mejorará más que dar el caso por pedido. Al menos, en el peor de los casos, tendrá la seguridad de si le pasa algo a su ojo bueno, no se quedará incapacitado visualmente.
  • Ganan seguridad en sus movimientos
  • Ganan confianza conduciendo
  • Ganan campo visual
  • Ganan más consciencia periférica
  • Mejoran en deportes que antes eran incapaces de realizar
  • Mejoran su rendimiento laboral porque su ojo vago ayuda en las tareas visuales
  • Ganan cierta percepción de la desconocida y ansiada para ellos visión 3D, aunque sea gruesa.

Nunca es tarde si hay ganas y motivación.

Como me dijo una paciente adulta con estrabismo una vez: "¡Cualquier mejora que se produzca, bienvenida sea!" Antes no la tenían.

Y como lo que hacemos con la terapia visual es establecer conexiones cerebrales que antes no existían, lo que se consigue ya no se pierde.


ENTRADAS RELACIONADAS
Ambliopía u ojo vago



lunes, 25 de mayo de 2015

Testimonio - Adolescente de 14 años con OJO VAGO por miopía alta. La terapia visual también funciona a esta edad.

A Jaime trataron de ayudarle con parche con 5 años para recuperar el ojo que tenía 13 dioptrías de miopía. La diferencia era tan grande que le dijeron que realmente nunca llegaría a usar ese ojo y desistienron de seguir ningún tratamiento.

Pero casi 10 años después, los padres de Jaime, no dándose por venicidos de que su hijo nunca llegara a utilizar ese ojo, vieron una ventana abierta al conocernos a través de una recomendación.

Siempre se ha dicho que hay una "período crítico" para la estimulación (hasta los 6-8 años de edad), donde el cerebro es más plástico y se pueden conseguir mejoras, y que pasada esa edad, dichas mejoras son más complicadas de lograr e incluso imposibles. Jaime demuestra que no es así, y que pasados los 8 años se sigue estimulando el cerebro. Sólo hay que saber hacerlo. El parche no es la solución.
__________________________

Hola, somos Isabel y Juan Carlos, los padres de Jaime y vamos a contar la experiencia de nuestro hijo con Rosa y Estíbaliz. 

A diferencia de la mayoría de los niños pequeños que se ven en la consulta, nuestro hijo comenzó la terapia en plena adolescencia, con 14 años, ahora que tiene 16 y 1,80 de estatura desentona en la sala de espera rodeado de juguetes y cuentos infantiles. 
Jaime tiene una miopía altísima en su ojo derecho, debido a ello él, desde que nació, usó sólo su ojo izquierdo con el que sí veía perfectamente y su ojo derecho quedó totalmente vago, prácticamente inutilizado. 

Cuando detectamos el problema, a los 5 años, el primer oftalmólogo al que lo llevamos prácticamente nos dijo que trabajaríamos un poco el ojo derecho pero que había muy poco que hacer, que era mayor para recuperarlo y que con la diferencia de graduación tan grande que tenía entre los dos ojos era imposible que pudiera llegar a usar el ojo derecho. No quisimos aceptar esto y acudimos a otra consulta, aquí también dijeron que era muy difícil la recuperación del ojo pero que trabajarían todo lo posible para que alcanzara la máxima agudeza visual posible. Jaime estuvo varios años llevando un parche en el ojo izquierdo (su ojo bueno) y llegó a desarrollar una agudeza próxima al 60% en el ojo derecho, pero nunca vio con los dos ojos. En este punto nos dijeron que había alcanzado el tope de recuperación y que seguiría viendo sólo con su ojo izquierdo, pues ya era imposible que pudiera utilizar los dos ojos a la vez sin que el ojo derecho estorbara al izquierdo. 

 Mientras, Jaime tenía dificultades en el colegio, sobre todo en lo relacionado con la lectura (muy lenta), escritura y ortografía. Tardaba muchísimo en estudiar cualquier cosa, le era muy complicado localizar partes de textos… Daba la sensación de que no había aprendido a leer de forma correcta y esto le entorpecía en todo lo demás. Según crecía estas dificultades se iban acentuando y pasaba horas y horas de trabajo sin obtener unos resultados en consonancia. 

En tercero de la ESO, una amiga cuyo hijo iba a la consulta de Rosa nos la recomendó, así que pedimos hora y tras la primera cita decidimos ponernos en sus manos. Rosa nos explicó que las dificultades en los estudios de Jaime se debían a sus problemas de visión y a la lateralidad cruzada que tenía debido a que su ojo dominante (izquierdo, por necesidad) no coincidía con su mano dominante (derecha) y que podía trabajarse para optimizar el funcionamiento de los dos ojos, tanto de forma separada como conjunta. Así que hemos estado casi dos años trabajando con Jaime, con consultas con Rosa y Estíbaliz cada 3 semanas y ejercicios en casa que nos llevaban casi una hora 5 días a la semana. 

Jaime ahora lleva lentilla en su ojo derecho, antes, aunque lo habíamos intentado él se negaba, porque le distorsionaba y molestaba y no veía ninguna ventaja. Todavía no es capaz de fusionar las imágenes (aunque seguimos trabajando en ello), pero sí hemos notado que es menos lento, que ha sido capaz de estudiarse exámenes en un tiempo que antes era imposible, que capta mejor los contenidos. Pero sobre todo lo más llamativo es cómo ha desarrollado la agudeza visual de su ojo malo hasta unos niveles prácticamente normales, si él tuviera ahora un problema en el ojo bueno podría llegar a hacer una vida normal, incluso conducir, usando sólo el ojo malo. 

En el colegio nos pidieron que le hiciéramos una valoración oficial de la vista en la seguridad social. Cuando fuimos a consulta la oftalmóloga nos dijo que no se podía creer que con la discrepancia tan grande de graduación que tenía en los dos ojos pudiera tener la agudeza visual que tenía, que ellos esos casos los dan prácticamente por perdidos, que nos felicitaba y que siguiéramos trabajando así y que si le podíamos decir con quién estábamos trabajando, que tomaba nota del caso y se lo apuntaba porque nunca había visto nada igual. Por supuesto que le dimos el nombre de Consciencia Visual. 

Desde luego salimos de la consulta con la certeza y satisfacción de que todos los esfuerzos habían sido bien empleados, lo que sentimos es no haber empezado mucho antes. Es difícil valorar las repercusiones que puede seguir teniendo en la forma de estudiar, antes trabajaba mucho y no le cundía, ahora está más vago, sigue teniendo una mala comprensión lectora y ortografía, pero sí hemos notado que ahora es capaz de estudiar más cantidad en menos tiempo. Necesita aprender a organizarse y estudiar más a diario pero eso son ya otros problemas… 

Lo que nos da mucha pena es que estas terapias sean tan desconocidas, que los oftalmólogos no nos remitan a ellas y que den los casos por perdidos. Por nuestra parte prometemos hacer toda la publicidad posible. 
___________________________


Un caso que era perdido para los oftalmólogos con tan solo 5 años, y con 16 años ahora, no sólo ha aprendido a ver con ese ojo, sino que además a nivel grueso ambos ojos consiguen trabajar juntos sin que el ojo vago le entorpezca, ni su cerebro suprima su imagen. Y aún, actualmente, no cesan en su empeño, padres e hijo, y siguen trabajando por una visión mejor.

Estos padres eran MUY disciplinados y hacían todo lo que les decíamos. Un esfuerzo cuya recompensa les ha mereciso la pena :) Bien por vosotros!!

miércoles, 17 de diciembre de 2014

¡¡ELICES FIESTAS Y PRÓSPERO 2015!!

El equipo de Consciencia Visual os desea Felices Fiestas y un maravilloso 2015. Que venga  cargado de deseos cumplidos y además de todo lo que siempre se desea, tiempo para disfrutar con nuestros seres queridos.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Testimonio - Dificultad en la lectura. "Leer le revolvía la tripa"

La historia de Nico podría ser la historia de cualquier otro niño que con 12 años y en 6º de Educación Primaria tenía mucha dificultad para leer desde que empezó su aprendizaje en Infantil. Sufría dolores de cabeza y siempre tenía la tripa revuelta después de leer. Tuvo apoyo escolar tanto en el colegio como externo en 2º y 3º de Primaria y ya en 4º le recomendaron repetir debido a su retraso en la lecto-escritura y los padres decidieron cambiarle de colegio. _______________________________________________

 Buenos días Estíbaliz,
te escrivo para comentarte las mejorías que hemos notando en Nico después de haber hecho con vosotros la terapia visual.
Nico llegó a vuestra consulta con un problema de dificultad en la lectura y dificultad a la hora de expresarse. Además, Nico se quejaba de dolores de cabeza al leer y estudiar y tenía dificultades en el colegio.
Después del año y medio que estuvo contigo hemos notado queya no se queja de dolores de cabeza y su rendimiento en el colegio ha mejorado mucho. Lee con algo más de fluidez, aunque la verdad es que sigue siendo muy vago a la hora de leer por lo que en parte su mejoría va más lenta. Pero creemos que ha mejorado en su agilidad mental. Es más rápido a la hora de estudiar.
Su capacidad de comprensión es bastante mayor y en parte es por esta razón por la que creemos que está sacando mejores notas. También ha mejorado sustancialmente en su ortografía. Si escribe rápido sigue teniendo faltas, pero si escribe más despacio es mucho más difícil que se equivoque. ____________________________________________________ 

Muchos niños van arrastrando dificultades curso tras curso al ir aumentando la demanda escolar, el tiempo de estudio, la complejidad y longitud de los textos, y el problema sin solucionar se va haciendo cada vez más evidente y más grande.

Leer bien es esencial en el aprendizaje porque mucho se consigue a través de la lectura de textos. Si el cerebro está ocupado en corregir conscientemente un problema visual ya sea de movimientos oculares imprecisos o de enfoque ineficiente o insuficiente o de insuficiencia de convergencia, el cerebro no puede ocuparse de entender, memorizar o incluso leer rápido cualquier texto. Las habilidades visuales implicadas en la lectura deberían haberse desarrollado bien, estar funcionando bien y estar automatizadas para que el cerebro se ocupe de lo verdaderamente importante que es APRENDER.

Cuanto antes se intente solucionar este problema, antes el niño disfrutará de la lectura,... o al menos no será un martirio para él ;)

domingo, 8 de diciembre de 2013

¡¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO 2014!!

El equipo de CONSCIENCIA VISUAL os desea un 2014 lleno de sueños e ilusiones cumplidas. ¡FELICES FIESTAS Y FELIZ 2014!

martes, 24 de septiembre de 2013

Testimonio – El uso del parche que produjo estrabismo con visión doble

El testimonio que os voy a contar está escrito por mí y no por uno de los padres de la niña protagonista de la historia. Son de Bulgaria y les cuesta el español escrito. La madre estaba encantada con hacer su historia pública porque estaba indignada con el tratamiento que su oftalmóloga de la Seguridad Social le había hecho.

Tsvetina tenía 6 años cuando llegó a mí. Un año antes le salió varios orzuelos en el ojo izquierdo que se le enquistaron durante 6-7 meses. Hasta ese momento nunca había mostrado ningún problema visual, ni llevaba gafas.

 En una simple revisión posterior del tratamiento de los orzuelos, de repente le dijeron que ese ojo izquierdo era vago, le pusieron gafas con una baja graduación en ese ojo y nada en el otro. El otro ojo estaba perfecto. Dos meses después, como el ojo izquierdo seguía siendo vago a pesar de las gafas, le mandaron parche todos los días INCLUSO POR LA NOCHE en el ojo derecho durante 3-4 meses para que se esforzara el vago. En la revisión, al quitarle el parche, de repente desviaba el ojo que estuvo tapado, ¡el ojo derecho que estaba perfecto!

Además, al quitarle el parche y meter el ojo derecho la oftalmóloga les dice que es normal y que le prescribe 3 dioptrías de hipermetropía en ese ojo para corregir la desviación. La oftalmóloga le dijo que se acostumbraría a las gafas, pero Tsvetina al quitarle el parche NO DEJABA DE DECIR QUE VEÍA BORROSO, incluso con las gafas. Prefería mirar por encima de ellas y taparse el ojo con el que peor veía. En el colegio tenía enormes dificultades pero la oftalmóloga le decía que todo eso pasaría y que era NORMAL.

No conforme con lo que les decían, con el diagnóstico y el tratamiento llevado a cabo, y sobre todo viendo las dificultades que su hija tenía, los padres buscaron otra solución.

Lo que le sorprendió a la madre es que cuando me llamó la primera vez para pedirme información y contarme lo que le pasaba a su hija, lo primero que le pregunté es si Tsvetina veía en algún momento doble. La madre le preguntó a su hija y ella le contestó “Veo doble desde que me quitaron el parche”… Eso debía ser lo normal, pensó la madre, pero los padres no tenían ni idea de que eso pudiera ocurrir. A la madre se le cayó el alma a los pies.

Cuando a Tsvetina le quitaron el parche lo pasó fatal porque no quería estar sin parche. Tras evaluarle y explicarle a la madre por qué le pasaba eso, lo entendía perfectamente. Viendo doble cómo iba a ser capaz de leer, escribir, pintar, dibujar, etc. en el colegio. ¡¡Era imposible!! Esto repercutió en sus notas.

La madre me contaba que a veces cuando se iba a sentar o se daba la vuelta en la cama se caía al suelo, o simplemente cuando veía la tele lo hacía mirando a la pared.

La madre entendió mucho del comportamiento de su hija.

Empezaron la terapia visual y aunque Tsvetina era pequeña durante todo el proceso colaboró y trabajó MUY BIEN todo lo que le mandaba, venían a sus citas y trabaja en casa sin rechistar. En los más pequeños corremos el riesgo de que nos “mientan” por miedo a decir lo que no queremos oír, y cuando se lo aprenden nos lo dicen y eso sólo es en perjuicio de la terapia, pero más aún de ellos mismos. Pero Tsvetina lo entendió y fue consiguiendo mejoras progresivamente. En la 3ª sesión ya me decía que “no veía dos mamás” :) En la 6ª sesión le bajé la graduación y me decía contenta que ¡¡las teles se le juntaban!! Y en la 10ª y última sesión había aprobado todo en el colegio. La lectura había mejorado, todo le resultaba más fácil. La expresión de su cara había cambiado.

Aun cuando se quita las gafas la madre me dice que desvía el ojo sobre todo si está cansada, pero Tsvetina ya puede hacer vida normal, controla sus ojos y ¡¡tiene visión 3D!!

El día de la revisión del alta, Tsvetina venía con un orzuelo y la madre tenía claro que no volvería a su oftalmóloga de siempre.

Gracias por dejarme contar vuestra historia.
____________________________

El parche tiene sus riesgos pero es más arriesgado aun cuando lo pones sin controlar con frecuencia cómo evoluciona su visión. El sistema visual de Tsvetina era muy plástico y rápido se producían cambios en él cuando hacíamos la terapia. Tres o cuatro meses con el ojo tapado absolutamente, le produjeron un estrabismo por deprivación en un ojo que estaba perfecto.
Related Posts with Thumbnails